Los ‘bloggers’ de moda mejor pagados del mundo

Lo que al principio fue un refugio para muchos amantes de nichos de los que se hablaba poco en internet o, al menos, no desde el prisma que estos pretendía ofrecer al resto de los seguidores de algún sector con poca presencia online a través de voces personales, se ha convertido en todo un millonario negocio para much@s.

Eso es lo que ha sucedido con muchos bloggers en todo el mundo, en términos generales, y más concretamente a muchos bloggers de moda, quienes han encontrado en este medio el lugar perfecto para dar a oír su voz y, de paso, construir una legión de ‘followers’ por los que las grandes marcas de todo el mundo se pelean.

‘Bloggers’ de moda: así funciona el negocio del ‘glamour’ en Internet

El ejemplo paradigmático de los boggers de moda es Chiara Ferragni. Esta, sólo a través de su blog, Theblondesalad.com, factura 10 millones de euros al año, según datos de WWD. Como consecuencia de su éxito en la red, no tardó en poner en marcha su propia marca de zapatos con los que, además, llegó ingresar la friolera de 7,5 millones en 2015.

Unos ingresos que llegan a través de los banners, pero no sólo desde allí. Ni mucho menos. En Instagram, por ejemplo, una marca puede llegar a pagar a una influencer de talla mundial entre 5.000 y 25.000 euros por enseñar un producto o hacer una recomendación. Cifras que se han multiplicado por cinco en los últimos años. Esto ha llevado a que, según datos de la web WWD, a que las multinacionales del sector dediquen ya entre 1 y 3 millones en este tipo de acciones de marketing.

En España, son cada vez más las influencers que viven de sus reviews, hauls y try on en redes sociales como Snapchat, YouTube o Instagram, donde cuentan con un ejército de fans que son todo un caramelo para las principales marcas.

Una de ellas es Dulceida, quien con 1,5 millones de fans tiene App propia, un libro que fue número 1 en ventas, un programa de televisión ‘Quiero Ser’ y este mismo año su propio perfume ‘Mucho amor’.’Bloggers’ de moda: así funciona el negocio del ‘glamour’ en Internet

Otro de los grandes nombres es el de Alexandra Pereira, con otros 1,3 millones de fans en Instagram y 60.000 suscriptores en Youtube. Tal y como ella ha afirmado ha llegado a rechazar contratos de 50.000 y 75.000 euros por una sola campaña.

El olimpo de las bloggers de moda en España lo cerraría Gala González, la sobrina de Adolfo Domínguez, con 700.000 seguidores en Instagram, formada en moda, y que se ha convertido no sólo en una voz autorizada para las amantes de la moda, sino también en una celebrity dentro del sector textil no fallando a ningún evento y contando con unos suculentos ingresos como influencer.

La moda se ha lanzado definitivamente a la caza de los grandes nichos de mercado que manejan los influencers, donde saben que se juegan el futuro de su marca, en gran parte. Estas chicas, y otras al alza, lo saben y lo explotan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *