Twitter pasa de los 140 a los 280 caracteres

La red de microblogging por excelencia, Twitter, ha sorprendido a propios y extraños en su último anuncio oficial en el que han desvelado un cambio radical en su política de extensión de mensajes.

Después de haberse mostrado impertérritos ante las continuas demandas de ampliación de caracteres por parte de sus millones de usuarios durante mucho tiempo finalmente han decidido ceder ante esta masiva demanda y duplicar sus caracteres para pasar de los tradicionales 140 a los nuevos 280.

Un duplicado en su extensión que, tal y como explicaba la directora de producto de Twitter Aliza Rosen en el blog oficial de la red social del pajarito, más que deberse a las demandas de ampliación sin ton ni son que se producen a diario, esta tiene su base en un agravio comparativo idiomático.

Y es que, mientras que aquellos ‘tuiteros’ que redactan sus mensajes en lenguas como el japonés, el coreano o el chino llegan a duplicar sus mensajes dada la mayor carga de significado que cabe en cada uno de sus caracteres en el caso de otros idiomas como el portugués, el francés o el español la cosa cambia radicalmente.

Algo que antes han podido comprobar a través de un estudio en el que se comparaban las tendencias en los mensajes en inglés y en japonés certificando que tan solo un 0.4% de los tuits en el idioma nipón cubrían los 140 caracteres en contraposición al casi 10% de los vertidos en inglés que apuran hasta el último caracter.

En este sentido, mientras los mensajes en japonés, de media, no superan los 15 caracteres, los que se emiten en inglés alcanzan los 34, viéndose clara esta diferencia que ha llevado a muchos a tener que hacer auténticos malabares para poder editar mensajes sin sobrepasar el límite hasta ahora marcado por la red social Twitter.

En los países donde más cuesta sintetizar se escribe menos

El otro dato que se ha tenido en cuenta a la hora de duplicar el número de caracteres es el que dice que en aquellas zonas lingüísticas donde se necesitan menos caracteres para expresar un mensaje se escribe notablemente más que en aquellas en las que se exige una capacidad de síntesis mucho mayor. Es decir, que comunidades tan importantes como la española, la latina, la italiana, la francesa, la alemana o la inglesa ven en esta limitación una barrera a la hora de participar en esta red social.

Como toda decisión de calado que supone un antes y un después para los usuarios de una comunidad tan grande como la que conforma Twitter, las reacciones ante el anuncio no se han hecho esperar con alabanzas y críticas en ambos sentidos.

En el caso de la primera mucho se han congratulado de un aumento que propiciará una experiencia mucho más confortable para aquellos más activos. En el caso de los detractores estas han oscilado desde los que creen que supone un adiós a la esencia de Twitter hasta los que reclamaban el aumento hasta los 10.000 caracteres. Ni para unos ni para otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *