Consejos para evitar estresarse en las redes sociales

Cada vez cuesta más encontrar a alguien, no ya sin presencia en las redes sociales, sino cuya actividad en estas plataformas no sea constante a lo largo del día.

Tal y como recientemente advertía la Asociación Estadounidense de Psicología en un informe sobre el uso de redes sociales aquellas personas que las revisan, ya sea por motivos laborales o por puro ocio, con mayor frecuencia presentan niveles de estrés muy superiores en relación a aquellos que no dependen tanto de ellas.

Algo que según nuestros compañeros de Thrillist se debe a que “nuestro cerebro no está preparado para gestionar la comunicación por medio de texto, sin un contexto visual, emocional y social”.

Sea como fuere, lo que estudios recientes parecen haber demostrado es que el uso de las RR SS, que supone tanto información al segundo en aquello que nos interesa como la comunicación con otros seres, produce placer a través de la segregación de dopamina, de aquí que se antoja verdaderamente complicado dejarlas.

No obstante, si ese es tu deseo, te dejamos algunos de los consejos que los expertos suelen repetir a aquellos adictos a las redes sociales.

Cómo desengancharse de las redes sociales

El primero pasa por desactivar las notificaciones en forma de globos o vibraciones, pero también por silenciar aquellos grupos más activos o masificados. Y es que de lo contrario será casi inevitable acudir al teléfono para comprobar si esa vibración es por algo importante o no.

El segundo iría un paso más allá y, salvo que se trate de apps de uso obligatorio para comunicarse, como pueda ser WhatsApp, si notamos cierta dependencia de otras aplicaciones desinstalarlas del teléfono. Si en algún momento necesitamos acudir a ellas por algo muy concreto, dado que no tenemos por qué borrar nuestra cuenta, podremos acceder a través de la aplicación de escritorio.

Otro de los consejos más repetidos por los expertos es el que tiene que ver con el del seguimiento, únicamente, de aquellas personas más allegadas ocultando las publicaciones del resto. Esto tiene un doble efecto. Por un lado evitar la distracción de todo aquello que nos obliga a revisar una y otra vez todos los nuevos ‘uploads’ de las redes y por otro no perder comba con aquello que publican nuestros seres más cercanos. En definitiva, a menor información que ver, menos tiempo en una red.

Ni que hablar de la opción de silenciar palabras, hashtags o cuentas que nos generen actividad de más en nuestro muro. Y es que si sumamos este consejo a los anteriores parece que poco a poco estaremos, casi sin darnos cuenta, accediendo menos a las redes sociales.

El último consejo, ya para los casos de mayor gravedad, pasaría por limitar los horarios a los que accedes a las redes sociales a lo largo del día. Si resulta complicado por nuestro trabajo o la cantidad de tiempo libre del que gozamos lo ideal es empezar a buscar pasatiempos y actividades que nos mantengan ocupados. A mayor ocupación, lo dicen los distintos estudios al respecto, menos tiempo para navegar en internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *