Los 5 mitos más conocidos relacionados con el marketing de contenidos

El marketing de contenidos es una tendencia al alza. No hay posibilidad alguna de posicionar de la mejor forma posible un portal, ni de que este sea tomado en consideración por los principales buscadores, sin que las entradas vertidas en un site estén respaldadas por contenidos interesantes, originales y capaces de generar interés en la comunidad a la que van dirigidos.

En esta entrada de hoy vamos a tratar de hacer acopio de algunos de los mitos más conocidos relacionados con el mundo del marketing para contenidos que cabe tener bien presentes si se pretende llevar a cabo una estrategia que los incluya, como cada vez están llevando a cabo más y más páginas web de todo tipo, tamaño y ambición.

Publicar contenido es bien sencillo. Sí, todos sabemos escribir, pero hacerlo de manera que los algoritmos que nos premiarán o penalizarán por cada post desean no lo es tanto. Se tiende a pensar que encontrar contenido interesante y redactarlo no es tan complicado, sin embargo, hacerlo respetando unos estándares de calidad necesarios, manejando url amigables, títulos de calidad, leads interesantes, enlaces entrantes y salientes, etc. es un trabajo que debe recaer en manos de profesionales si no se quiere arruinar una estrategia de posicionamiento destinada a convertir a nuestro site en una referencia en nuestro sector… y por supuesto mejorar el trabajo realizado por nuestros competidores.

Más contenido, más tráfico. En las cosas de letras, dos más dos rara vez acaban siendo cuatro. No por endulzar un portal, dotándolo de contenidos a cada rato, conseguiremos tener más alcance ni más tráfico entrante en nuestro proyecto web. Si algo han venido demostrando los recientes estudios en relación al éxito y el fracaso del marketing de contenidos es que no hay que inundar la red con contenidos a lo loco, sino darles única y exclusivamente aquello que estos deseen consumir y que verdaderamente les aporte. El resto, resta. De ahí que sea, a menudo, más importante actualizar un post que ponerse manos a la obra en uno nuevo.

Pagar cuatro duros a los profesionales. No hay peor estrategia de crecimiento a medio y largo plazo que infravalorar el trabajo de aquellos que son capaces de cumplir diligentemente con sus tareas. Lo mismo sucede con los creadores de marketing de contenidos. Igual que no es aceptable pagar por debajo del salario mínimo un trabajador cualquiera, no lo es tampoco pagar cinco o seis euros por un texto de mil palabras… si se quiere obtener un texto de calidad y fidelizar el buen hacer de un redactor. La calidad, como en todo, tiene un precio.

Todo nuestro contenido, en nuestra web. A pesar de que es habitual pensarlo en un inicio la experiencia nos dice que diversificar contenidos en otros portales y posicionarlo en nuevos estamentos ayuda y de gran manera a nuestra marca… y en consecuencia a nuestra web.

Cuanto más largo, mejor. Un texto largo puede ser tan útil como tedioso. Es por eso que nunca se debe alargar un texto con el objetivo de que este llegue a las 1000 palabras, solo para cruzar este umbral, o el que sea. Cada entrada debe tener la extensión propia para, siendo precisos y directos, no dejarnos nada… pero tampoco agregar la paja que los buscadores penalizan.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *