Qué errores debemos evitar a la hora de empezar con un blog

Uno de los nichos que más ha crecido desde que comenzara a expandirse el uso de internet es, claramente, el de los blogs donde todas aquellas personas que tienen algo que contar sobre algún determinado asunto se explayan a sus anchas.

No obstante, y como sucede con todo aquello que hacemos en la vida, lanzarse a escribir un blog sin una idea clara de aquello que vamos a hacer, cuál va a ser el enfoque o cuáles son nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo puede suponer un auténtico fiasco.

Los errores más repetidos a la hora de escribir en un blog

Tiempo: Si en lugar de querer desahogarnos como sucede con un diario buscamos escribir algo con la intención de que sea leído y llegue a cuanta más gente mejor debemos planificar nuestro tiempo de dedicación. Eso implica más cosas que comprar un dominio, alquilar un servidor, escribir y compartir en las redes.

De la misma manera que no abriríamos un comercio físico sin saber qué tipo de tienda queremos, cuál es nuestro perfil de cliente o dónde debemos ubicarlo en busca de conseguir más ventas con un blog deberemos actual de la misma manera.

En el extremo opuesto encontramos a todos aquellos tiquismiquis que, de tanto pensar, acaban por no empezar nunca a escribir.

Objetivos: Si estamos motivados a la hora de abrir un blog es porque hay una intención detrás por pequeña y modesta que esta sea. Si queremos convertir nuestro rincón en algo más que para nosotros deberemos marcarnos objetivos y obrar en consecuencia. Algo que implica pensar una estrategia y escribir constantemente sin largo períodos de sequía comunicativa.

Valor añadido: Insistimos en la idea de que un blog no debe ser un diario y que, por tanto, no debemos tratarlo como tal. Es posible, además, que no seamos los primeros ni los únicos que escribimos sobre algo, por lo que debemos dar un valor añadido. Este podrá ser nuestra cercanía con las fuentes, nuestra manera de escribir, nuestra experiencia en el sector o cualquier otro. Sin valor añadido no hay proyecto que triunfe.

Audiencia: Otro de los grandes errores de los bloggers primerizos consiste en no enfocar claramente sus entradas. En este sentido insistimos en la necesidad de encontrar un público objetivo que deberemos conocer. Saber qué busca, qué quiere encontrar, en qué tono y con quién competimos es imprescindible para no caer en saco roto.

Credibilidad: Lo único que tiene un escritor es su credibilidad. Nuestro blog es nuestra firma y, en parte, cada texto publicado una marca en nuestra biografía. De ahí que debamos ser honestos y evitar incurrir en el todo por las visitas al que muchos recurren y que siempre acaban traduciéndose en un pan para hoy y hambre para mañana.

Como se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, cuídate mucho de lo que publicas ya que un blog no creíble, antes que después, desaparece.

Contenido: Uno de los mayores miedos a los que se enfrenta todo bloguero es el que tiene que ver con la falta de contenido. De nada sirve publicar todos los días si lo que tenemos que aportar son ideas contadas. Si no estás al día de la temática sobre la que escribes y se te agolpan los temas interesantes sobre los que escribir, acabarán feneciendo en el intento de triunfar con tu blog.

Bienquedismo: Nadie gusta a todo el mundo y expresarse es una manera de exponerse a la crítica. Si esto no lo tenemos claro difícilmente lograremos algo con nuestro blog. Aquellos que no se mojan, se esconden y, en definitiva, escapan de las posibles críticas a cada palabra tienen fecha de caducidad como líderes de opinión, sea cual sea su tema.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *