Cómo alejarse de las redes sociales durante las vacaciones sin morir en el intento

Dicen distintos informes sobre el uso de las redes sociales en nuestro país que, casi uno de cada cuatro, sufre cierto nivel de adicción a las mismas.

Según estos, su nivel de necesidad llega a niveles de, en multitud de ocasiones, no poder disfrutar al cien por cien de su tiempo libre al estar más pendientes de lo que ocurre en sus terminales móviles con acceso a internet que a aquello que le rodea.

Es por eso por lo que consideramos interesante refrescar algunos de los consejos que parecen mejor funcionan para alejarse de las redes sociales durante nuestro tiempo libre, ahora que las vacaciones empiezan a aparecer en el calendario.

Consejoa para alejarse de las redes sociales durante el tiempo libre


Prohibido usarlas el domingo

Aunque puede variar si nuestro día libre es otro, lo recomendable es que durante nuestro día sin trabajo desconectemos por completo de la actividad en las redes sociales. De esta forma no vale ni siquiera la excusa de “es que las necesito para trabajar”. Dicen los expertos que desconectar 24 horas seguidas es un ejercicio eficaz para mantener a raya la dependencia y disfrutar de otras actividades. Si quieres compartirlas, haz fotos y las subes el lunes.


Zonas sin conexión

Otro ejercicio interesante consiste en establecer zonas sin teléfono móvil. Estas pueden comenzar en el comedor o la cocina e ir extendiéndose a otros lugares como los pubs o cafeterías.

Horario de cierre de las RR SS

Organizarse y tener horarios es beneficioso para lograr el equilibrio. Si queremos conseguirlo a través de alejarnos de nuestro vicio a las plataformas sociales deberemos, entre otras cosas, establecer un horario de cierre de las mismas. Por ejemplo, podemos determinar que a partir de las 21 horas no se miren ni smpartphones, ni tabletas ni ordenadores. Lo que por otro lado nos ayudará a descansar mejor.

Organiza quedadas sin teléfonos

Cada vez se está poniendo más de moda el juego de dejar los teléfonos en el centro de la mesa durante las quedadas para que nadie esté “fuera” de la reunión. También son cada vez más populares las quedadas libres de teléfonos. Algo que parece una estupenda forma de disfrutar de la vida offline.

En silencio y sin alertas

Cuando no quede más remedio que echarles -los días que está permitido y en horarios pactados- un ojo lo haremos, pero después tener el teléfono en silencio y sin alertas, ya que estas incitan a acceder a ellas a cada poco. Si es necesario, cuando toque bajar la persiana escondemos el teléfono en un cajón.

Busca hobbies

No hay nada mejor que buscarse una rutina offline para desconectar de las redes. Dado que no se puede acceder a estas mientras se corre, se va en bici, se juega a tenis o se va al cine, si conseguimos organizarnos una rutina offline estaremos más cerca de llevar una vida normal y saludable.

Vida más allá de las redes

Aunque te cueste creerlo, ir en metro mirando la gente y las paradas, leyendo un libro o mirar por la ventana en el tren o en el bus es tremendamente relajante. Hay vida más allá del aparatito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *