Los errores más frecuentes a la hora de hacer marketing de contenidos con vídeo

Cada vez son más los anunciantes que apuestan por la creación de contenidos de vídeo como complemento al de redacción.

Ya sea por el poco tiempo que lleva haciéndose un hueco entre las rutinas productivas de los creadores de contenidos o por la falta de publicaciones sobre este asunto parece más importante que nunca poner el acento en cuáles son los errores más frecuentes a la hora de generar este tipo de contenidos.

Los 7 errores más frecuentes a la hora de crear contenidos audiovisuales

El primero tendría que ver con la duración de los mismos. A menudo queremos contar más de lo que podemos en un tiempo limitado olvidando que la atención de los usuarios empieza a caer a partir de los 30 segundos.

El segundo tendría que ver con los problemas de producción y más concretamente con el relacionado con la iluminación. Los problemas para manejar la luz en exceso o defecto de esta acaban por echar por tierra muchos de los trabajos en este campo.

El tercero, siguiendo la línea de la producción, estaría vinculado a los problemas de audio. La ausencia de medidores o la aparición de elementos externos durante las grabaciones exteriores suelen jugar muchas malas pasadas.

El cuarto es uno de los más polémicos. Hablamos del uso de material con copyright. Hacer uso de material con derechos de autor puede generar problemas legales de primer orden.

El quinto tiene que ver con el título escogido para el vídeo. Es aquí cuando el equipo de comunicación y el SEO tienen que estrujarse los sesos.

El sexto también vincula a estos dos bandos. Hablamos de la descripción del vídeo donde nos jugaremos gran parte del posicionamiento orgánico y en las redes sociales audiovisuales.

El séptimo estaría vinculado al excesivo peso de muchas de las grabaciones. Más peso, más tiempo de carga. Y eso es un problema serio para un material destinado a colgarse en la red.

A la hora de establecer estrategias de marketing de contenidos de vídeo podemos buscar tres objetivos:

El primero, hacer branding. Para ello debemos apostar por contenidos que muestren determinados valores con los que queremos vincularnos y hacerlo como toca.

El segundo, instruir a nuestro target. A menudo tenemos que explicar a nuestro público objetivo por qué nos necesita en su día a día o cómo sacar el máximo partido al producto novedoso que le acabamos de vender. En estos vídeos es habitual recurrir a tutoriales.

El tercero el destinado a fomentar las compras. En estos recurrimos a nuestros valores, a la pedagogía anterior que explica por qué somos necesarios y a menudo también a ofertas o promociones.

A modo de recomendaciones generales recordar la importancia de planificar un calendario de contenidos ya que no podemos limitarnos a realizar un vídeo de lanzamiento y obviar la capacidad de estos en el resto de actuaciones comunicativas.

Dado que es muy posible que apuntemos a varios perfiles debemos tenerlos todos en cuenta para elaborar distintos contenidos en función de a quién nos dirigimos y dónde lo hacemos, ya que no todas las plataformas permiten o fomentan el mismo tipo de consumo entre sus usuarios. Dotar de recursos al equipo encargado de elaborarlos y alinear el trabajo de estos con los objetivos de la empresa será otro punto capital.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *