Tipos de gafas: Materiales y diseños

La mitad de la población mundial sufre de alguno de los conocidos como defectos refractivos. Es decir, miopía, hipermetropía o astigmatismo. Una serie de problemas relacionados con la visión que según todos los estudios están yendo en aumento y que pronto afectarán ya no a la mitad de la población, sino a un tercio de los ciudadanos de todo el planeta.

Es por eso por lo que cada vez es más habitual encontrarse a personas que usan gafas cuyos cristales, gracias al trabajo de los optimetristas, consiguen revertir todos esos problemas consiguiendo una visión perfecta a quienes las usan.

Y es que, la función principal de las gafas, la ejecutan los cristales, los cuales, al adaptarse a una determinada graduación y colocación, compensan todo esos defectos de refracción de los que venimos hablando en este artículo en el que queremos adentrarnos en todos los tipos de gafas que existen.

Tipos de cristales

Son tres los tipos de cristales los que hoy en día se colocan en las gafas. Estos varían en función del problema visual que pretenden corregir y de las preferencias de cada sujeto.

Cristales minerales:Son los más utilizados a la hora de corregir altas graduaciones ya que permiten reducir la profundidad de los mismos consiguiendo mejores resultados estéticos. Además, son muy resistentes. Su punto débil radicaría en el peso y en la fragilidad de los mismos, por lo que no son los más recomendados para las gafas infantiles.

Cristales orgánicos: Son perfectos para graduaciones bajas e intermedias. Destacan por su resistencia, su ligereza y por su capacidad para amoldarse a todo tipo de monturas. Su punto débil sería su alta capacidad para rayarse.

Cristales de policarbonato: Para muchos el material con le que se harán todos los cristales para corregir defectos refractivos. Destacan por ser ultrafinos y por su enorme resistencia a las caídas.

Tipos hay de monturas para gafas

Monturas las hay de todo tipo de materiales, formas y colores. Una de las más elegidas por quienes las usan son las de pasta, elaboradas con acetatos de celulosa. Además de por su estética, son muy valoradas por su resistencia, así como por la posibilidad de incorporar distintos colores en la misma. Prácticamente todas las marcas poseen varios modelos de este tipo de monturas.

Otras de las más socorridas son las de metal, que suelen fabricarse con acero inoxidable, si bien también las hay que se hacen con oro y otras aleaciones. Estas suelen ser mucho más finas y habitualmente se suelen fabricar en tonos monocromáticos, si bien algunas firmas las ofrecen en multicolor. Cuanto más finas sean, menos resistentes serán, a priori.

Cabe también destacar la irrupción de monturas biodegradables como las fabricadas con madera, y que, a pesar de su menor resistencia están poniéndose cada vez más de moda.

Más allá del asunto estético e incluso de la resistencia, los especialistas recomiendan valorar distintos factores como son el tipo de cristal que vamos a incorporar en la montura, la comodidad que estas ofrecen y el uso que le vamos a dar a las mismas, ya que todos estos puntos pueden ayudarnos a decantarnos por la mejor opción en cada caso.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *