La importancia del valor añadido en el comercio electrónico

Los clientes son cada vez más exigentes y lo son por varios motivos. El primero porque, desde la irrupción de internet, y sobre todo en los últimos años, ha comprobado que el escaparate en el que buscar aquello que desea o necesita es global. Esto le permite comparar precios, calidades y también servicios de atención al cliente y eficacia en los procesos de compra y envío de productos.

A esto hay que sumarle el desarrollo de las tecnologías que han convertido las transacciones bancarias en totalmente seguras, promoviendo el acceso a las compras en línea incluso a aquellos que se habían mantenido reacios hasta hace bien poco.

Dada la cantidad de horas que los consumidores pasamos en internet comunicándonos, informándonos, divirtiéndonos, trabajando y también ojeando productos o servicios que nos interesan y comparándolos con distintos proveedores, estos últimos han tenido que ponerse las pilas para ofrecer ya no los mejores productos a los precios más competitivos, sino también un valor añadido que empuje a su target a decantarse por él en lugar de por el resto de sus competidores globales.

Cada vez más, sabedores del nivel de exigencia de los consumidores, ese valor añadido está vinculado al servicio de atención al cliente desde el momento en el que el potencial comprador visita un comercio electrónico. La configuración de una interfaz sencilla, intuitiva, que incita a saltar de sección a sección y la presencia de los cada vez más perfeccionados bots de ayuda a visitantes tienen mucho que ver en este asunto.

También la disposición de un equipo capaz de dar respuesta vía telefónica, a través de un chat, de un servicio de mail o de WhatsApp a cualquier duda sobre productos, servicios, distribución, garantía o devoluciones está implantándose en comercios electrónicos de todo tipo.

Estos, a menudo, también se encargan de realizar sus labores a través de la interacción con sus consumidores a través de las redes sociales, donde ya sea contestando a mensajes públicos, como privados, tratan de mejorar la experiencia de compra de todos aquellos potenciales clientes que han ido a parar a sus dominios en la red de redes.

El valor añadido como estrategia para fidelizar consumidores

Otro de los valores añadidos que gozan de gran aceptación entre los nuevos consumidores tiene que ver con el packaging. Son varios los estudios que señalan que recurrir a embalajes que son, en sí mismos, parte del atractivo del producto o servicio adquirido multiplica las posibilidades de conversión y fidelización. Algo capital en el sector del comercio electrónico.

Por último, las acciones de street marketing en aquellos lugares en los que concurren nuestros potenciales clientes, así como acciones de buzoneo o email marketing en los que se ofrecen muestras, promociones o descuentos son otros de los aspectos que más movilizan a los consumidores a efectuar una compra. En un escenario global y con tanta y tan potente competencia ofrecer un valor añadido de importancia para el cliente puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de un ecommerce.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *