Tu empresa mira tus publicaciones en las redes sociales

Sí. Tu empresa también revisa tus perfiles en las redes sociales. En todas. No solo en LinkedIn. La razón por la que la hace es sencilla: cualquiera puede venderle la moto en una entrevista pero difícilmente se puede ocultar quién es uno, qué hace, con quién va y qué le interesa más allá del trabajo en las plataformas sociales.
Y es que, aunque Instagram y Facebook permiten ocultar las publicaciones al gusto del usuario -no obstante son la misma empresa- Twitter, Snapchat y otras plataformas emergentes están revelando a todo el mundo, incluyendo a tus potenciales jefes, quién eres tú cuando no estás haciendo una entrevista laboral.

Así lo revelan distintos informes que hablan de que nueve de cada diez empresas los revisan entre los candidatos finalistas a una mismo puesto, o que una de cada cinco descarta, directamente y más allá de lo que haya mostrado en el cara a cara el candidato, tras observar su faceta privada en las redes sociales.

Por eso, para evitar sustos y no perder oportunidades laborales que quizás no vuelvan, te invitamos a seguir una serie de recomendaciones con el fin de no cerrarte más puertas que las que tú desees bloquear.

Cómo evitar que mi empresa vigile mis perfiles en las redes sociales

Lo primero que podemos y debemos hacer es crear cuentas en las redes sociales con correos electrónicos distintos a los que ofrecemos en nuestros Currículum Vitae y, si es posible, no utilizar una cuenta alternativa con un mail en el que se indica claramente nuestro nombre y apellidos, independientemente del orden que elijamos para crearla.

Si ya la tenemos creada, si queremos evitar intromisiones innecesarias por parte de nuestros superiores en nuestros muros, escogeremos la opción de cerrarlo a todo el mundo menos a nuestros seguidores que habremos escogido para que puedan hacerlo.

En el caso de que nos pidan seguirnos, deberemos optar por hacernos los locos o por responder que todo aquello que muestras en tus perfiles responde exclusivamente a tu vida privada y que, por tanto, prefieres dejarla como un coto cerrado para familiares y allegados.

Y es que, según reportan muchos candidatos a puestos de trabajo, es directamente en las mismas entrevistas cuando los encargados de selección de personal los ponen en el compromiso de pedirles su cuenta en Instagram o Facebook, lo que deberías saber no está permitido y que, por tanto, debes rechazar de pleno, salvo que, claro está, quieres que las inspeccionen.

En el caso de que esto ocurra bajo coacción debes saber que puedes denunciarlo tanto ante cualquier sindicato como ante la policía, dado que nadie tiene derecho a acceder a tus cuentas personales utilizando ningún pretexto y mucho menos durante una entrevista laboral para ver si respondes al perfil de persona que buscan o no.

Ante la duda, ya sabes, utiliza un mail que no te señale, un nombre de usuario distinto a tu nombre, ciérrala a intrusos y no la facilites durante un proceso de selección, ni aunque se te solicite. De lo contrario, ya sabes, quedarás expuesto.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *