Los errores más repetidos por los bloggers primerizos II

Abrir un blog no es nada sencillo y, una vez en marcha, lo difícil, como sucede con casi toda actividad, es mantenerse.

Para conseguirlo hay muchos bloggers de nuevo cuño que saben sobre qué deben escribir y cómo dotar de contenidos interesantes a su público objetivo. Sin embargo, lo que muchos de ellos no saben es que, como todo novato, son susceptibles de caer en aquello que no deben hacer y que ya empezamos a adelantar en el primero de los dos post dedicados a este capital asunto para los amantes del blogging.

Después de poner el foco en los cinco errores más repetidos por los bloggers primerizos, vamos a por los segundos cinco:

Ojo al escribir sobre aquello que nos apasiona. Uno de los errores de muchos de los blogs que no acaban de despegar o triunfar como hubieran podido es centrar su discurso en un único tema que les apasiona y acabar redundando cegados por sus gustos personales. Dicen muchos bloggers que, seguramente aquellos post en los que han tratado de ser lo más incisivos posible por tratarse de uno de los pasajes que más atrapados les tienen son, a menudo, los peores. Que el árbol no te impida ver el monte y ofrece a tus lectores mucho más allá de lo que te interesa para convertirte en un referente sobre un campo. Dicho de otra manera, que tus filias y tus fobias no secuestren tu discurso.

Cuidado con la presentación de argumentos. No hay nada que guste más a los lectores de blogs que los argumentos sólidos informados y contrastados. Bueno, sí, echarlos por tierra si se deja alguna fisura por el camino. Es por eso que necesario escribir con la piel del oso cazado en la mano para no acabar cayendo en un blog más de opinión en el que la presentación de argumentos es menos importante que nuestra opinión. Opinión sí, claro, pero argumentada de la mejor manera posible.

Títulos inteligentes. Está genial ser ocurrente con los titulares y llamar la atención con ellos, pero no es menos cierto que aquellos títulos que más clicks acaban provocando son aquellos en los que los lectores pueden adivinar que tras ellos está justamente aquello que desean encontrar. Ser funcional, si lo que buscamos es ampliar nuestra nómina de lectores, es mucho más interesante que ser ‘way’.

No a la voz pasiva. Muchos de los nuevos escritores tienen tendencia a empezar a redactar entradas en sus blogs como si se tratase de una novela o de una historia que contar. Lo que dicen muchos de los gurús sobre el blogging es que, muchos de los primerizos tienen a caer en el uso de las voces pasivas cuando arrancan sin saber que las voces activas, mucho más directas y concretas, son las que mejor recepción tienen.

La ortografía. Por último, antes de ponerte a darle a la tecla como si no hubiera mañana, revisa tu ortografía. Eso va mucho más allá del corrector de Word. Si vas a escribir regularmente y quieres llegar a algo debes ser preciso en tu lenguaje, no ser pedante y, por supuesto, no caer en faltas de ortografía que echen por tierra el resto del trabajo.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *