Sadfishing, la última y peligrosa moda en redes sociales

Cada vez duran menos las modas en las redes sociales. La aparición de cientos de virales, retos y tendencias procedentes de todo el mundo están convirtiendo todo lo ‘Made In Social Media’ en caduco apenas unas pocas fechas después de su nacimiento.

La última moda en las redes sociales, como tantas otras que ya han pasado a mejor vida, se llama ‘sadfishing’ y consiste en subir publicaciones en las que se exageran los estados emocionales por los que se está pasando en busca de generar leads entre tus followers llamando su atención a golpe de hiperbole.

Algo que, una vez más, han puesto de moda las celebrities, como por ejemplo Kendal Jenner, quien de un tiempo a esta parte está utilizando esta estrategia que si bien al principio hace saltar todas las alarmas de sus seguidores y de los medios de comunicación, acaba perdiendo el punch por el efecto repetición que se crea al insistir en el sadfishig.

Pero el problema no radica en si las celebrities necesitan que sus admiradores les muestren su apoyo para colmar su ego o en jugar un par de veces en busca de la reacción de nuestros seguidores. El problema está en aquellos jóvenes que de verdad están atravesando por momentos complicados y muy delicados que, a raíz de lo sucedido con no pocos influencers, se muestran vulnerables y acosados haciendo lo propio, con el peligro que eso supone para aquellos que todavía se encuentran en la fase de desarrollo de su personalidad.

Mucho cuidado con lo que publicamos en las redes sociales

Uno de los primeros en investigar el sadfishing ha sido la agencia Digital Awareness UK quien ha realizado cincuenta mil entrevistas a niños de entre once y dieciséis años con perfiles activos en las redes sociales encontrando vulnerabilidad y falta de empatía en las Social Media cuando no directamente acoso o insultos por “exagerar” sus estados de ánimo en la red.

Una vez más, los expertos en pedagogía y redes sociales vuelven a aconsejar a los padres de los niños que apenas se inician en el mundo de las redes sociales, y muy especialmente en aquellos que se adentran en la pubertad- conminándolos a que vigilen al máximo en la medida de lo posible su actividad en las RR SS.

Una vigilancia que debe ir de la mano de una comunicación con el objetivo de conocer, en el momento en el que se desarrolle cualquier alteración en su estado de ánimo para tratar de ponerle freno cuanto antes. Y es que solo cuando se tiene una relación cercana y fluida con el hijo se puede detectar cuanto antes si estos están sufriendo algún tipo de problema tanto en el mundo offline como en la esfera online en busca de una solución rápida y eficaz.

Si bien seguro que, como el resto de modas en las redes sociales, el sadfishing acaba siendo sustituido por una nueva moda, no debemos descuidar cómo afecta esta a quienes dependen de nosotros. Su bienestar está en juego.

Puntuación
[Total: 0 Promedio: 0 de 5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *